martes, 16 de octubre de 2012

DESPACHO ABOGADOS

¿Por qué plantear una cuestión excluyente?

Parece que ambos despachos gozan de suficiente confianza por parte de suficientes compañeros. Contratar ambos despachos multiplica las posibilidades; si cada cual se apunta al que estime oportuno sin imponer al resto su opinión ni decidir el gasto de los demás, la Sentencia firme que reconociera nos valdría a todos, ¿qué hay de malo en ello?

Quienes apuestan por Aguayo, lo ven válido por el costo estimado, la credibilidad que les merece, les bastan las Reclamaciones/Demandas Colectivas...
Quienes apuestan por Jimenez Rubia...Kraus, lo ven válido por su oferta más completa, lo ven con crédito suficiente...

Aguayo quiere tener ya el listado de comprometidos con su defensa; Jiménez Rubia entiende que no hay tanta prisa pues no se puede hacer nada hasta que tengamos el acto por que se aprueba la RPT.

Al final, son opciones personales coincidentes con las de otros muchos y ambas con el mismo fin: conseguir el reconocimiento de nuestros derechos adquiridos.

Quienes opten por Jiménez Rubia, que no se alteren; su plazo ni siquiera ha empezado.

Lo ideal sería poder contratar a ambos para todos nuestros derechos con una cuota ponderada en función del beneficio obtenido, PERO las demandas individuales no pueden llevarse al mismo tiempo por ambos despachos. Pues aceptemos la libertad de cada uno, con el compromiso de aceptar que la resolución favorable firme sea utilizada por todos. ¿No es eso unidad frente a un problema común a todos?

No hay comentarios: