viernes, 26 de octubre de 2012

El Servicio Público, el Empleo Público


Hace ya dos años que los empleados públicos de la Junta salimos a la calle en defensa de nuestros puestos de trabajo amenazados por el Decreto de Reordenación; lo hicimos con la pretensión de sumar al resto de ciudadanos ante el encarecimiento y empeoramiento de los servicios públicos que todos sufriríamos.

El tiempo, demasiado, y la politización sectaria hicieron su trabajo de desgaste en un sector productivo privilegiado por tener asegurada su estabilidad laboral muy por encima de lo común. Este privilegio no es el problema del mundo laboral ni de las cuentas públicas, sino una legítima aspiración de todos los trabajadores que debemos fomentar.

Pero esta estabilidad nos hace terriblemente cómodos y, en situaciones como la actual, muy vulnerables. El fracaso de la convocatoria de la plataforma intersindical andaluza (17 sindicatos) que se puso de manifiesto ayer así creo que lo demuestra: 500 participantes en el mejor de los recuentos. Si no estamos dispuestos a defender lo nuestro, ¿quién se va a creer nuestros argumentos de “servicio público”?

Cuando empezaron los recortes con Zapatero y se incrementaron notablemente con Rajoy, pretendí animar las movilizaciones porque el problema se nos venía encima a todos por nuestro incierto futuro, el del vecino, el de nuestros familiares. Si ésta va a ser nuestra respuesta colectiva, nos habremos ganado cuanto nos ocurra.

Ayer me acerqué a La Chana, donde un vecino “se quitó de en medio” antes de que le desahuciaran. Había poca gente y todo quedará en un titular de dos días a lo máximo. Cuando Ideal de Granada convoca a la aportación de imágenes de “la vida es bella” para afrontar con cierto optimismo el presente de cara al futuro y observo las respuestas que los ciudadanos damos frente a los problemas que estamos sufriendo me flaquea la esperanza de conseguir mejorar algo. El autoengaño, la insolidaridad, la comodidad no aportan nada, no construyen nada, no sirven de nada.

Hoy EL MUNDO dice en un titular que “cada español aportó 1846 Euros en 2010 para ayudar a los bancos” en lugar de decir que a cada uno NOS ROBARON… ¿Y en 2011, y en 2012?

¡Y nosotros tan tranquilos!

No hay comentarios: