martes, 13 de noviembre de 2012

ANTE LA HUELGA GENERAL DEL 14N


Cuando leo la prensa y sus distintas posiciones frente a la Huelga, lo primero que observo es un posicionamiento claro ante el PODER, unos en su defensa y otros en contra. Hace tiempo que sabemos que la prensa no se limita a contar lo que pasa; lo filtra y lo maneja de manera que observemos que la situación es buena, no es tan buena, es mejorable, es bastante mala o es muy mala. Es el PODER de la prensa: crear opinión.

Ahora dice la prensa que “la calle” ha conseguido que los dos grandes partidos negocien la reforma de las hipotecas. Si los valientes de la Plataforma contra los Desahucios han hecho un trabajo social necesario, particularmente me parece más cierto que ni PP ni PSOE soportan los muertos que han visto en su mesa de despacho porque les acusan de su EJECUCION hipotecaria; y parece que lo de “pensar en ellos” en un SPASH no vende buena imagen.

Dicen los gobernantes que “no es momento de una Huelga General”; su prensa carga ridículamente con sus medios a fundamentar tal afirmación. ¿Cuándo un gobernante va a considerar adecuado que le espeten en la calle el desacuerdo ciudadano contra sus propias decisiones? ¡Qué casualidad, los empresarios piensan lo mismo! Pero ¿desde cuándo un empresario va a coincidir con sus trabajadores en que sus condiciones laborales son injustas? Esta coincidencia entre gobernantes y empresarios me resulta sospechosa; unos y otros se olvidan de que si ellos ponen las herramientas de trabajo, somos los trabajadores los que ponemos la fuerza del trabajo.

¿Patriotismo, defensa del interés público? Mi Patria es mi estómago, el de mi casa, y mi interés público sólo llega hasta mis vecinos; ninguno vive en Zonas Residenciales ni teme por la pérdida de sus acciones en Bolsa.

Algunos, muchos, demasiados buscan excusas y razonamientos de todo tipo para no comprometerse y mantener asegurados sus ingresos. Me recuerda a un compañero, Alba se llamaba, al que ante un terremoto sólo se le ocurrió poner un poco de papel en la contraventana de madera para que evitar su ruido.

El Gobierno nos contará mañana que “ha tenido escaso seguimiento” y nos enseñará 1.500 veces alguna imagen violenta para desprestigiar a los huelguistas. Y también habrá quien, preocupado por las libertades, solicitará mano dura contra los piquetes que fuercen un cierre. No hablará de los piquetes empresariales que impiden el ejercicio libre de la huelga que, con la amenaza de despido o conflicto laboral, es más eficaz. 

Por si faltaba algo, dirán que “es una huelga política” que solo pretende alcanzar el poder por la fuerza de la violencia; ¡como si el Departamento de Estado de Decretos de Reforma no estuviera ejerciendo toda la violencia, con fuerza, sobre la mayoría de ciudadanos que, confiados en sus programas les dieron el voto! Y CSIF, SAFJA, … en representación de los trabajadores aplaudirán que no logremos inmediatamente nada, se quedarán tranquilos, serán felices y comerán perdices (¡ellos que pueden!)

Mañana hay Huelga y, aunque mi “jefe” se presente en mi centro de trabajo, a mí no me encontrará


No hay comentarios: