domingo, 29 de junio de 2014

¿ESTAMOS EN PRE-CAMPAÑA?

¡Detesto las campañas!
Hay que fijar objetivos, establecer estrategias, buscar recursos, usar un tiempo escaso, solicitar un voto...

El Gobierno, tras ganar las elecciones generales de 20/11/2011 y conseguir gracias a la Ley DONT la mayoría absoluta en el Parlamento, entendió que los ciudadanos le habíamos asignado la tarea de arreglar un país que los anteriores gobernantes (todos) habían dejado "como los zorros" e inició la cruzada de las Reformas Estructurales; al final a este país no lo va a reconocer ni Don Pelayo entre tanto recorte y caso de corrupción que cada día nos cuenta el BOE o el Telediario, según se trate.

En lo que nos afecta a los trabajadores (recortes salariales y de plantilla, repago sanitario, impuestos...) hay uno que a los laborales nos va a cambiar bastante. Viene recogido en el Art 12.2-4 del  "Real Decreto-ley 20/2012, de 13 de julio, de medidas para garantizar la estabilidad presupuestaria y de fomento de la competitividad" y trata sobre la reforma de la representación del personal laboral.

La caída de las Cajas de Ahorro por su mala gestión y a causa de su politización debido a las cuotas de poder que se repartieron los partidos políticos NO ha sido asumida por ellos costeando con sus propios recursos el desastre ocasionado; al Gobierno le ha bastado acusarnos de "vivir por encima de nuestras posibilidades" y en consecuencia nos ha castigado con pagar el importe de sus rescates.
La prensa, necesitada de sus recursos publicitarios y subvenciones le ha bailado la ola. Otra actitud distinta ha tomado con el descrédito de los Sindicatos y sus sindicalistas, logrando quizás un objetivo previamente fijado: el descrédito del sindicalismo, al que los propios Sindicatos no han hecho frente con suficiente transparencia y compromiso frente a sus afiliados y trabajadores en general puesto que sus negociaciones nos afectan a todos.

Desacreditado el sindicalismo a través de las campañas de prensa y los interesados recortes televisivos sobre huelgas y manifestaciones solo nos faltaba el caso de los ERE y la pésima respuesta de UGT.
¡Menos mal que nos queda CSIF para defender hasta donde haga falta nuestros derechos laborales!, (bueno si le parece bien a la Administración, si no...nada).
Dicen por ahí que andan éstos preparando la campaña electoral que se avecina y de verdad que los creería a la vista del coraje que le echaron cuando estábamos en la Junta de Andalucía/Agencia Andaluza del Agua (puede repasarse en el Blog de la Plataforma pinchando aquí el reportaje fotográfico). Pero después de la reversión, todo cambió y salvo que son los que más Notas cuelgan en la Intranet del Guadalquivir, no se les ve mucho trabajo para el resto de trabajadores.

Alguno pensará no sin razón que ya estamos unos y otros con nuestras peleas sindicales. A otros les basta con esa ridícula credencial de "yo no soy de ningún sindicato" y también hay los "inmaculados" que simplemente no creen en los sindicatos. Yo Sí creo en el sindicalismo, en la necesidad de unirse para hacer fuerza, contener los abusos y conseguir avanzar. Otro cantar es cómo lo haga; si se hace mal, ¡que no se nos vote! y donde haya delito, que se castigue.

Para no abusar, creo que es suficiente con lo escrito. La pre-campaña no ha empezado, pero el trabajo pendiente aún está esperando que algunos Delegados actuales le echen ganas para hacerlo.

Un saludo

No hay comentarios: